jueves, 13 de enero de 2011

Cada vez que salga el sol


Hoy termino el curso
Como os conté días atrás comencé un curso de Auxiliar de Ayuda a Domicilio, Diputación Provincial de Jaén es la entidad organizadora y colaborador el Ayuntamiento de Baños de la Encina.
Su Resumen Temático:
Es un servicio orientado a las familias que presentan problemas para la realización de las actividades elementales de la vida diaria, proporcionándoles atención directa en el propio hogar, mediante intervenciones específicas que favorezcan su permanencia e integración en su entorno habitual y compensen su restricción de autonomía funcional.
-
175 horas de teoría más 125 de práctica, donde la empatía era fundamental. Al principio pensé ¿qué me van a enseñar en la práctica que ya no sepa…? La vida me había instruido, quizás, excesivamente.
Llena de ilusión e incertidumbres, todo hay que decirlo, comencé acompañando en su trabajo a la auxiliar que me habían asignado. Entraba en otras casas, en otras vidas.
-
Después de dos meses sé, que se puede aprender de cada realidad, de todo y de todos

"Cada vez que desprecias a uno de tus
semejantes por el hecho de pensar,
sentir o ser diferente, das un paso atrás
en la evolución del hombre"

Aprendí, lo importante que es una sonrisa, el tono o intensidad de voz, la mirada, un gesto e incluso el silencio mismo, saber escuchar y adaptarse a cada entorno.

Aprendí, lo importante que es hacer las cosas por ti mismo, y tener que dejarlas en manos extrañas, tu casa, tus cosas, tu propio cuerpo.

Aprendí, a comprender y apreciar los sentimientos de los demás. En otras palabras, el ser empáticos es, el ser capaces de “leer” emocionalmente a las personas, ponerse en los zapatos de los demás.

Aprendí, que me queda mucho por aprender, y en ello seguiré .

Un día ocurrió algo que no olvidaré nunca. Pronuncié unas palabras en voz baja, hice el siguiente comentario pensando que ELLA no me escuchaba.

“Lo que siento es que cuando esto termine, no se acordará de mí” - Ella al instante respondió dándome un abrazo y pronunciando estas palabras:

“Como no me voy acordar de ti ¡Cada vez que salga el sol!" - Un verso, una sonrisa que guardaré en el corazón.
CADA VEZ QUE SALGA EL SOL. Sé que ELLA no me podrá recordar... pero yo a ella sí. Me quedo con esta frase y con el abrazo de despedida.

Gracias A TODOS, por vuestro cariño, por abrirme las puertas de vuestras casas, POR TODO...

Actualmente corren tiempos difíciles, sé que la búsqueda de empleo será difícil, casi imposible; También sé que éste es un trabajo que yo podría hacer bien, bastante bien!!!!!!!!

.

5 comentarios:

rosi dijo...

Jolin Ana, se me puso la piel de gallina.

Anónimo dijo...

Enhorabuena y suerte

Anónimo dijo...

Me alegra y satisface enormemente el resultado obtenido de esta singular experiencia...Espero que sea contagiosa y depare un futuro mejor a mejores personas.
Manuel García.

Ana Ortiz Rodríguez dijo...

Gracias a todos.
Manuel no imaginaba que seguirias el blog, me alegra tanto tu comentario. Gracias por todo cuanto nos enseñastes, a todo el mundo le cuento que el profe era estupendo. Tú nos hicistes ver qué era lo realmente importante.

tremendita dijo...

Hay que tener una sensibilidad especial para trabajar con mayores, yo lo he hecho y por eso lo se, en primera persona,y tu la tienes, Ana,
a ver si hay suerte y a trabajr que los mayores ganarian una buena cuidadora y a ti seguro que te aportarian experiencia, gratitud,etc, conmigo lo han hecho.
Un abrazo.