viernes, 5 de febrero de 2010

¡NO LLORES SI ME AMAS!



¡NO LLORES SI ME AMAS!

Si conocieras el inmenso misterio del Cielo donde ahora
Vivo, estos horizontes sin fin, esta luz que todo lo envuelve
y lo penetra, no llorarías, si es que me amas.
Absorto estoy ahora en el embeleso de Dios, en su hermosura inexpresable.
¡Las cosas del tiempo son tan pequeñas en su comparación! Me ha quedado el amor hacia ti y una ternura ilimitada que ni siquiera puedes imaginar.
Vivo en un gozo purísimo.
En las angustias de la vida piensa en esta casa, donde un día estaremos juntos, a la otra orilla de la muerte, saciados en la inagotable fuente de la dicha, del infinito amor.

¡No llores si es que me amas de verdad!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En este momento, solo puedo balbucear una palabra: GRACIAS

Anónimo dijo...

no se hveces es necesario llorar, las cosas si no importan pues no ........pero cuando duelen pues.............

Paco Vasco dijo...

Ana, ahora, ya, un poco mas tranquilo, si quiero decirte algunas palabras mas. No se, con certeza, si la entrada la has hecho pensando en mi mujer fallecida. Lo que si se seguro es que ella estara pensando exactamente eso y que estas bellas palabras han conseguido ser un balsamo en el dolor que sentimos toda la familia. Te estamos muy agradecidos.

Ana Ortiz Rodríguez dijo...

Esta carta llegó a mis manos hace mucho tiempo, desconozco quien lo escribió. Llegó a mí cuando llena de dolor más lo necesitaba, lo guardé, guardo muchas cosas, todo lo que me llega dentro. Pensé que si llegaba hasta vosotros podría servir de consuelo como fue para mí.