sábado, 7 de febrero de 2009

ORACIÓN ANTIGUA


ORACIÓN ANTIGUA
A LA SANTÍSIMA TRINIDAD



Con el velo del Espíritu Santo vaya mi (hijo) cubierto
Que no lo persiga, ni vivo, ni malo, ni muerto
Que lleve tan buena guía como llevó la Virgen María,
desde el portal de Belén a la Casa Santa de Jerusalén,
donde murió Cristo por nuestro bien.
Ojos sean que no lo vean
Manos sean que no lo hirieran
Paz en el campo
Paz en la Villa
Paz donde él este.


El Señor vaya con él,
y la Cruz en que murió
En su compañía lo lleve y lo defienda de todo.


AMÉN




Esta oración la rezaba mi abuela Jerónima.

Mi madre la rezaba cada vez que alguno de la casa salía a trabajar o de viaje; La recuerdo en silencio en la puerta de la casa balbuceando, la rezaba y todos cuando salíamos nos sentíamos protegidos por su oración. Hoy yo soy la madre y la rezo para protegerlos a ellos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bonita oración y bonita foto de la Santísima Trinidad, que llego a Baños con el párroco D. Manuel Álvarez Tendero, años 50. estuvo en el frente, del Altar Mayor, antes del retablo actual.